La calle del gato que pesca, de María Elena Walsh y en su voz- En: Pakapaka

De: Música para imaginar, Pakapaka

La calle del gato que pesca se encuentra en los libros:

  • El reino del revés, Ed. Alfaguara
  • Doña Disparate y Bambuco, Edl Alfaguara

Y en los discos

  • Canciones para mí
  • Cantamos a María Elena Walsh (en una versión instrumental de Lito Vitale)

Anuncios

El sol no tiene bolsillos, por María Elena Walsh

El video es un fragmento de la presentación de la película Juguemos en el mundo, dirigida por María Herminia Avellaneda, cuyo guión es de María Elena Walsh, quien también es la protagonista del film. La canción que se escucha es El sol no tiene bolsillos, con letra de María Elena y música de Mario Cosentino.

El Sol no tiene bolsillos,
la Luna no tiene mar.
Por qué en un mundo tan grande
habrá tan poco lugar.

Y adónde voy
y adónde vas
y adónde vamos a parar
rodando en una burbuja
en busca
de la humanidad.

Por qué si el aire es de todos
pagamos por respirar.
Por qué en un mundo tan grande
habrá tan poco lugar.

He visto flores cuadradas
y un pájaro militar.
Por qué en un mundo tan grande
habrá tan poco lugar.

María Elena Walsh

Canción para bañar la luna, de María Elena Walsh por Rosa Incaica Trío

Ya la Luna baja
en camisón
a bañarse en un charquito
con jabón.

Ya la Luna
baja en tobogán
revoleando su sombrilla
de azafrán.

Quien la pesque
con una cañita de bambú,
se la lleva
a Siu Kiu.

Ya la Luna
viene en palanquín
a robar un crisantemo
del jardín.

Ya la Luna
viene por allí.
Su kimono dice: No, no;
y ella: Sí.

Ya la Luna
baja muy feliz,
a empolvarse con azúcar
la nariz.

Ya la Luna,
en puntas de pie,
en una tacita china
toma té.

Ya la Luna
vino y le dio tos
por comer con dos palitos
el arroz.

Ya la Luna
baja por allá
y por el charquito Kito
nadará.

María Elena Walsh

Romance del Conde Olinos, versión de María Elena Walsh y Leda Valladares

Madrugaba el conde Olinos, 
mañanita de San Juan, 
a dar agua a su caballo 
a las orillas del mar. 
Mientras su caballo bebe 
canta un hermoso cantar, 
las aves que iban volando 
se paraban a escuchar. 
”Bebe, mi caballo, bebe, 
Dios te me libre del mal, 
de los vientos de la tierra 
y de las furias del mar”. 
De la torre del palacio 
la reina le oyó cantar. 
”Mira, hija, cómo canta 
la sirena de la mar”. 
”No es la sirenita, madre, 
que esa tiene otro cantar; 
es la voz del conde Olinos 
que por mis amores va”.

(fragmento)

Esta versión del Romance del Conde Olinos se incluyó en el disco Canciones del tiempo de Maricastaña (Leda y María), del año 1958.

VER: CMTV

Canción de la lavandera, María Elena Walsh

 

 Lávate paloma, 
con aire mojado, 
las patas y el pico, 
la pluma y el vuelo, volando, volando. 

Lávate la sombra, 
luna distraída, 
con jabón de estrella 
y espuma de nubes salina, salina. 

Lávate las hojas, 
dormido verano, 
con agua llovida 
y esponja de viento salado, salado. 

El aire me lava, 
la luz me despeina, 
la traviesa espuma 
me pondrá peluca de reina, de reina

María Elena Walsh

En: Canciones para mí, 1963